dimarts, 17 d’abril de 2012

En defensa d'una informació vinícola de qualitat

Un grup de professionals del periodisme vitivinícola a Espanya ens hem convertit en els primers signants d'un manifest que vol reivindicar una informació vinícola de qualitat. Donada l'actual situació de total desacord entre els mitjans de comunicació especialitzada i el sector del vi i la gastronomia, un grup de professionals hem decidit actuar elaborant un manifest que volem fer arribar a les diferents parts que intervenen en la cadena de valor d'aquesta indústria per conscienciar a tots i intentar resoldre aquest problema. El comunicat ha aixecat en pocs minuts certa controvèrsia ja que hi ha professionals que, en veure alguns sotasignants, s'han indignat amb llàgrimes als ulls. I és que alguns dels signants han fet, durants anys, informacions publicitàries encobertes i no han mostrat ni la més mínima ètica periodística ni han tractat els professionals que han contractat de forma justa ni honesta. És per això que entenc que alguns companys considerin una "traïció" que alguns haguem signat el manifest. A més, des d'un important celler em reconeixen que en tots els àmbits de la professió periodística (tant des del sector dels cellers com des dels mitjans) la cosa està "fatal" i que moltes coses s'estan "podrint". En el meu cas he signat el manifest per subscriure el seu contingut, i no pas qui el signa. A continuació us adjunto el manifest:

POR UNA INFORMACIÓN VINÍCOLA DE CALIDAD 

La actual situación económica ha exacerbado algunos de los males endémicos que aquejan a los medios de comunicación que se dedican al vino en nuestro país, cuya supervivencia se hace paulatinamente más comprometida, a la vez que pone en serio riesgo un bien esencial como es el derecho de los lectores y consumidores a una información objetiva e independiente sobre la materia.
Su fuerte dependencia de los ingresos publicitarios –común a la práctica totalidad de la prensa sectorial- coloca más que nunca en una posición de debilidad a las cabeceras de este segmento editorial frente a las presiones de las empresas e instituciones anunciantes. Cada vez con mayor frecuencia, estos soportes informativos –y no pocos profesionales del periodismo- se ven impelidos a escoger entre la supervivencia económica y el respeto de los intereses de sus lectores.
Creemos que, a través de un diálogo crítico enriquecedor para todas las partes, especialmente con las bodegas y los profesionales de la enología, en el último cuarto de siglo la prensa especializada ha tenido una contribución fundamental en el diseño del elevado perfil cualitativo del que hoy gozan los vinos de nuestro país en el mundo. Sin embargo, hay motivos para afirmar que, en la actualidad, esta contribución está siendo ignorada –o cuando menos contemplada con indiferencia- tanto por las instituciones públicas como por una buena parte de las empresas vinculadas a este importante sector de la economía española.
Entendemos que la difusión de una cultura de consumo inteligente y responsable de vino es la única vía para recuperar un mercado interno en preocupante decadencia, al tiempo que un instrumento necesario para potenciar la imagen del producto en los, hoy más que nunca, imprescindibles mercados y foros enológicos internacionales.
Por ello hacemos un llamamiento a la reflexión dirigido a empresas editoriales, profesionales de la información, productores y anunciantes, instituciones y consumidores, y les invitamos a involucrarse en la necesaria recuperación de un segmento editorial estratégico para el desarrollo de la imagen y la comercialización de los vinos españoles de calidad:
* A las administraciones públicas, para el establecimiento de un ámbito normativo favorable a las iniciativas editoriales y periodísticas comprometidas con este objetivo común.
* A la industria del vino –especialmente las bodegas-, para que se comprometan con la supervivencia de la prensa especializada y la reconozcan como un soporte necesario y eficaz para sus mensajes publicitarios.
* A las empresas editoriales, para que protejan la independencia de sus redactores, la objetividad de sus contenidos y la dignidad profesional de sus colaboradores.
* A los profesionales de la información, para que contribuyan a desterrar prácticas que conculquen su independencia y a la denuncia de situaciones indeseables, desde unos salarios a la baja hasta el recorte sistemático de los honorarios de los colaboradores externos.
* Por último, animamos a los lectores y consumidores a reclamar su irrenunciable derecho a una información de calidad, veraz e independiente.
Estamos convencidos de que la aplicación de estas elementales reglas de compromiso y profesionalidad es el único camino para mejorar la calidad de la información vinícola en nuestro país, lo que, sin duda, será beneficioso para todos los agentes implicados en la cadena de valor del vino.

Firmado por:
Salvador Majón- Semana Vitivinicola,
José Ramón Sánchez Peiró – Periodista.
Cristina Alcalá – Mi vino - Vinum
Andrés Proensa- Guia Proensa / Planeta vino
Mónica Muñoz Blanco – CEV
ENRIQUE CALDUCH - DIVINOS PLACERES
RAQUEL CASTILLO – FREELANCE
MIGUEL ANGEL RINCON - FREELANCE
SEGUNDO LOPEZ - STROGONOFF
ALFREDO PERIS BALADA - VINOS Y RESTAURANTES
LUIS VIDA – EL MUNDO VINO
MARIO HERNANDEZ BUENO - LA PROVINCIA
JOSE LUIS MURCIA
RAMON FRANCÀS MARTORELL
IÑIGO MORALES DE RADA - EL MUNDO BALEARES
Margarita Lozano - EDICIONES, CONGRESOS, RRPP


2 comentaris:

  1. Benvolgut Ramon,
    he llegit amb interès i molta atenció, vàries vegades, el manifest. No sé encara si vull ni si he d'opinar, però amb el teu permís i com que l'heu difós urbi et orbe també m'en faré ressó al meu bloc. Precisament avui dèia quatre coses sobre les notes de premsa que, ai las, tothom envia també ja als amateurs/no professionals que "informem"(!?)/formem/difonem/entretenim sobre temes de vi.
    Trobo que els professionals a sou i els vostres empresaris (alguns dels que firmen el manifest són les dues coses també) esteu passant per una situació compromesa per moltes raons, alguna de les quals s'apunta al manifest. Però en falten moltes altres, com bé saps. Potser la més important de les quals sigui com, on i per què, el públic busca la informació. I en conseqüència, com, on i per què qui paga per difondre una informació i per vendre, actua avui en dia.
    Temps compromesos i difícils, sí, però no només per la crisi econòmica.
    Salut,
    Joan

    ResponElimina
  2. "El comunicat ha aixecat en pocs minuts certa controvèrsia ja que hi ha professionals que, en veure alguns sotasignants, s'han indignat amb llàgrimes als ulls." Por alusiones, pues soy la que ha derramado esas lágrimas de indignación y desánimo, he de decir que yo, como periodista del vino, estoy de acuerdo con el manifiesto y con lo que promulga, pero dejo de estarlo en el momento en que veo que algunas de las firmas que abajo lo suscriben no solo están mintiendo al firmar algo que no realizan (ni periodismo, ni información, ni de calidad) sino que me niego a que cualquiera me meta en el mismo saco que a esta gente, a pesar de que yo sí, desde mi parcela de honradez, haga lo que pueda por mantener esos niveles de información y calidad.
    Ramon, eres amigo mío, y como sabes no solo te quiero como persona, sino que te admiro profundamente como profesional. Por eso me niego a estar de acuerdo contigo en esto, no, no y mil veces no a firmar conjuntamente con corruptos, con personas que solo quieren utilizar firmas de prestigio y limpias como la tuya para su propio beneficio, haciendo que, de un modo inconsciente, trabajéis para ellos. En esta profesión hay gente honrada y gente corrupta y perversa, y aunque nosotros sepamos quiénes son, no me parece ético que nos mezclemos para alimentar la confusión.
    Yo no soy, ni quiero ser, notoria ni de primera fila como algunos de los firmantes y estoy contenta con contar a algunos de ellos entre mis amistades y mis maestros en este mundo, pero hoy quiero alzar mi voz para manifestar mi desacuerdo no con la ética periodística ni la información de calidad, sino con el hecho de que se aprovechen las firmas de los honrados para enmascarar las de los corruptos. Os estáis equivocando.

    ResponElimina