diumenge, 6 maig de 2012

'Destil·lant èxit': Manuel Giró avui a La Vanguardia

Destilando éxito - Los nombres y las cosasLos nombres y las cosas

Aquest diumenge sigo a La Vanguardia un perfil d'un dels empresaris espanyols més destacats del món dels vins i els destil·lats. Poques persones saben al món més de ginebra que aquest vilanoví:

Destilando éxito

MANUEL GIRÓ RIBOT, PRESIDENTE DE DESTILERÍAS MG


Gusi Béjer

Pese a que es un destilado cuya paternidad se atribuye a holandeses y británicos, pocas personas en el mundo saben más de ginebra que este vilanovés que no nació bajo un alambique, pero sí encima de uno de ellos en las destilarías familiares del número 106 de la Rambla Principal de Vilanova i la Geltrú. Se trata de Manuel Giró Ribot (1947) y acaba de cumplir 50 años elaborando ginebras. La separación matrimonial de su abuelo Pere Giró, que se trasladó a Barcelona para elaborar el Gin Giró, y el fallecimiento de su padre, Manuel Giró, le obligaron a tomar las riendas del negocio a los 30 años. Creado a finales de XIX para elaborar gaseosas, sifones y jarabes de frutas, el negocio se amplió a comienzos del siglo XX al incorporar a su producción los brandies, anises, rones y moscatele, que vendían a granel con la medida de un “petricó” (un cuarto de porrón, un cuarto de litro). No fue hasta 1940, tras la Guerra Civil, que iniciaron la elaboración de MG, la que se convertiría en la segunda ginebra más vendida de España. La popularización del “raf” (combinado de ginebra con Coca-Cola creado por los pilotos de la Real Fuerza Aérea Británica durante la II Guerra Mundial), del ginKas y de los gintónics en los años 70 y 80 tiró de las ventas. 
Actualmente las ventas de Gin MG (que se ofrece a un PVP de 9 euros) se sitúan en el millón y medio de botellas. Pese a que la recesión económica pudiera hacer pensar que las ginebras de precio más ajustado son las que más se venden, la realidad es muy distinta. Las ginebras de más alta gama son las que más crecen, y de forma exponencial. De esta forma, en el último año, las Destilerías MG de Vilanova i la Geltrú han mantenido estancadas las ventas de MG pero han doblado las de su Gin Master’s (13 euros), que han llegado a las 250.000 botellas, y han multiplicado por cinco las de su ginebra superpremium Gin Mare (35 euros), que lanzaron al mercado en 2010 tras sellar una joint venture al 50% con Global Premium Brands. El año pasado ya vendieron 120.000 botellas de Gin Mare. Manuel Giró asegura que “nunca habíamos podido imaginar el fulgurante éxito logrado en tan poco tiempo”. De hecho, esta ginebra ya ha cosechado diversos premios internacionales y ha sido escogida por la Asociación Española de Periodistas y Escritores del Vino como el mejor destilado español no vínico del 2011. Por primera vez una ginebra española compite por el liderazgo de la más alta gama con las más afamadas del mundo substituyendo el concepto de elaboración London Gin por el de Mediterranean Gin. Se aromatiza con hierbas mediterráneas (principalmente tomillo, romero, albahaca y olivas arbequinas) en el interior de una capilla dedicada a la virgen de Montserrat decorada con murales de Joaquim Mir. En el lugar donde se encontraba el altar se destila artesanalmente con un pequeño alambique florentino. Además, buena parte de los enebros de sus ginebras los obtienen de una finca propia de pinos y monte bajo que se extiende a lo largo de 140 hectáreas en la provincia de Teruel.
La familia Giró, que elabora desde vodka, ron, whisky y licor de crema catalana a combinados de refrescos con destilados, también es copropietaria (al 50% con la familia Pelayo de la Mata, de la distribuidora Varma) del dominicano Ron Barceló, cuyas ventas esperan situar este año en los 24 millones de botellas. También poseen la mayor distribuidora de bebidas alcohólicas de Cuba. Cerraron el último año facturando 30 millones de euros con sus negocios en el mundo de los destilados. Al margen, también son accionistas mayoritarios (80%) de la bodega elaboradora de vinos y cavas Giró Ribot en Santa Fe del Penedès, de la que Manuel Giró es propietario junto con sus dos hermanas. También son los segundos accionistas de las bodegas del Grupo Varma: Maqués de Vargas en la Rioja, Conde de San Cristóbal en la Ribera del Duero y Pazo San Mauro en las Rías Baixas. Manuel Giró, que fue uno de los empresarios que participó en la construcción del hotel Gran Sitges, también ha apostado por el sector inmobiliario creando la compañía MG Grupo Inmobiliario, especializada en viviendas de alto standing de la parte alta de la ciudad de Barcelona.
Casado y padre de tres hijos -Manel y Marc ya están plenamente incorporados a la gestión de los negocios familiares mientras que su hija Olga es farmacéutica como él- Manuel Giró es una persona muy inquieta e inconformista. Es muy reservado y prefiere no significarse. Asegura que se dedica a un trabajo que le “apasiona”. Reparte su residencia entre Sitges y Barcelona y viaja constantemente a Santo Domingo y Cuba. Aficionado al esquí, a la náutica y al golf -de joven le tiraba más el motocross- afirma que a sus 65 años solo piensa en jubilarse “de aquello que no me gusta”. Como en el caso de Sir Winston Churchill, quien aseguró que el gintónic ha salvado más vidas y mentes de hombres ingleses que todos los doctores del Imperio, el combinado preferido de Manuel Giró es el gintónic. Lo prefiere con la ginebra acabada de salir del congelador y con una tónica fría servidas en vaso ancho y bajo o en copa balón. También se decanta por un hielo de buena calidad y por un simple toque de piel de limón o de lima.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada