dimecres, 23 maig de 2012

Numanthia i el seu Estate Director


D'entrada vull apuntar que no m'agraden els enòlegs estirats de bata blanca que trepitgen poc o gens les vinyes, ni els encorbatats, ni els que parlen de viatges i més viatges a Rússia, Hong Kong o Argentina, de grans oportos i xampanys o de subhastes de vins exclusius que algú compra com a valor refugi com si fos or i que potser no sap apreciar. M'agrada l'enòleg que em parla de selecció dels seus llevats naturals, de la lutte raisonnée, de paisatges i terrers, d'estudis de sòls, de mínimes intervencions, d'equilibri natural, de tradició i d'investigació, d'autenticitat... No m'agraden els enòlegs deïficats ni els Flyer Winemaker's, per molt bon vins  tècnicament perfectes que facin. Tampoc m'agraden els enòlegs que ens expliquen les seves habilitats en el tast a cegues ni els que se les donen de no sé què. No m'agrada que l'enòleg busqui protagonismes excessius com han fet alguns cuiners (això no vol dir que no es reivindiquin com a autors intel·lectuals dels vins i que tinguin una major visibilitat social). Està clar, però, que a alguns cellers els deu agradar aquest tipus d'enòlegs. Tampoc m'agrada que a la tarja de visita del portuguès Manuel Louzada, l'enòleg en cap i responsable del celler Numanthia de la DO Toro, s'hi llegeixi "Estate Director". Feta aquesta introducció, haig de reconèixer que el Numanthia 2007 (ampolla magnum) i el Termanthia 2008 (tot i que té un preu que pica) són molt bon vins, com va quedar més que clar en l'excel·lent maridatge fet ahir dimarts al restaurant Dos Cielos de Barcelona amb la presència de Manuel Louzada i de Damià Navarro, el J. Brand Manager de Numanthia, Glenmorangie i Ardbeg (Grup Moët). A continuació us adjunto la nota de premsa d'aquest acte:


La Bodega Numanthia presenta en Barcelona la última añada de sus tres vinos tintos pertenecientes a la colección Estates & Wines de la D.O. Toro

Manuel Louzada, enólogo jefe y responsable de la bodega, descubre en una exclusiva cata la última añada de Numanthia, Termanthia y Termes


Manuel Louzada, enólogo jefe y responsable de la bodega Numanthia, ha presentado esta mañana en Barcelona la añada 2008 de los vinos Numanthia y Termanthia y la añada 2009 de Termes, los tres tintos D.O Toro de la Colección Estates & Wines del Grupo LVMH. La presentación de las últimas añadas ha tenido lugar en el Restaurante Dos Cielos, situado en el Hotel Me Barcelona, mediante una comida maridada por los  Hermanos Torres, galardonados con una estrella Michelin. Barcelona ha sido la penúltima ciudad elegida para presentar las nuevas añadas en el Tour por diferentes ciudades españolas que realiza Manuel Louzada y que está dando a conocer la D.O. Toro en el mundo.

La Bodega Numanthia se creó en 1998 y en pocos años se ha convertido en uno de los iconos de la D.O Toro, de hecho Termanthia es el que ha recibido mayor valoración (+97 puntos) de Robert Parker. Su nombre proviene de la mítica ciudad de Numancia, famosa por su resistencia al invasor, lo que viene a reflejar el espíritu de las viñas centenarias y prefiloxéricas con que se elaboran los vinos.

Las añadas de Numanthia, Termanthia y Termes son la muestra de una maduración gradual y una vendimia tardía. Estas añadas han dado lugar a un legado caracterizado por su gran frutosidad, intensidad, estructura y elegancia.

Numanthia, Termanthia y Termes son tres vinos excepcionales que están dando a conocer la D.O. Toro en el mundo. Pertenecen a la colección de vinos de alta gama Estates & Wines de Moët Hennessy, una colección formada por 8 vinos que permiten hacer un recorrido por los sabores del mundo, ya que representan 5 de las regiones vinícolas más destacadas a través de la mejor expresión de sus varietales.  

NOTAS DE CATA

NUMANTHIA 2008:
·         Varietal: Tinta de Toro
·         Color: Rojo oscuro, brillante, y profundo, con intensos reflejos rubí.
·         Aroma: A la vez intenso y complejo, se destacan varios niveles aromáticos en la nariz: al principio, intensas notas de frutos rojos y negros (cerezas negras y grosellas), perfectamente acompañadas de especias dulces (pimienta blanca y cardamomo) y de aromas poderosos (trufa fresca y cuero). El final revela una frescura, con notas herbáceas (menta y eucaliptos), y hojas secas como rosas y tabaco.
·         En boca: Es un vino intenso, potente y nervioso. Tiene una gran expresión de fruta, con una concentración tánica lo que desemboca en un equilibrio entre vivacidad y redondez. El final muy largo y elegante, con varios aromas como notas de frutas negras, de tostado y de pimienta subrayan la complejidad y la elaboración artesanal de este extraordinario vino
P.V.P: 32,50€

TERMANTHIA 2008
·         Varietal: Tinta de Toro
·         Color: Púrpura brillante, oscuro y profundo
·         Aroma: Un vino untuoso, complejo, fresco y elegante. Extremadamente rico y complejo, en nariz es una descubierta completa de una paleta de aromas. Primero, se destacan notas de cedro, tabaco y tiramisú (combinación de crema. chocolate amargo. empolva de cacao y mecha), que se integran con aromas de frutos rojos y negros (grosellas, guindas). EI aroma profundo e intenso se desarrolla con aireación volviéndose cada vez más intenso y complejo a través de notas florales (rosas violeta y lavanda), especiadas. y un final con aromas de trufas y regaliz.
·         En boca: Es una experiencia a diferentes niveles de profunda conexión al tenoir deToro. Comienza con un impresionante ataque sucroso, denso, redondo y suculento. A continuación, Ia sensación de volumen va in crescendo. perfectamente equilibrada con taninos concentrados, firmes y sedosos. Es un vino sólido y vivaz al mismo tiempo. EI final es muy prolongado y complejo con una amplísima gama aromática a frutos rojos y negros, cacao y notas tostadas. Una poderosa y elegante interpretación de 2008 del gran Termanthia.
P.V.P: 110€

TERMES 2009
·         Varietal: Tinta de Toro
·         Color: Rojo cereza brillante con tonos morados.
·         Aroma: Intensos y frescos aromas a fruta (grosella roja, cereza, frambuesa) muy bien integrados en notas de flores (violetas, lavandas) con notas de suaves especias y un toque de eucaliptos
·         En boca: La experiencia aromática no cesa, la textura es sedosa y vibrante. Después de un persistente e intenso ataque, una explosión de fruta, el final en boca es largo y complejo, con notas de especias, tabaco, frambuesas y moras.
P.V.P: 18€

SOBRE LA  BODEGA NUMANTHIA
Creada en 1998 con el objeto de producir el mejor vino de Toro, el nombre proviene de la ciudad de Numancia, famosa en la antigüedad por su resistencia al “invasor” romano. Numancia es símbolo de la tenacidad y de la resistencia, características que comparte con el viñedo de Toro.  La zona de producción está situada al oeste de la región de Castilla y León, en el noroeste de España y fue en 1987 cuando se consiguió la D.O.Toro.

De fuerza natural, los vinos Numanthia tienen una extraordinaria concentración natural de las viñas viejas, viticultura sostenible, intervención mínima en la vinificación. La uva Tinta de Toro es exclusiva de la región de Toro, vibrante, poderosa y con mucha personalidad. Con ello se obtienen a la vez intensidad, estructura y elegancia. Los vinos Numanthia son un placer para el presente, recuerdo magnífico del pasado y paladar emocionante del futuro.

3 comentaris:

  1. Muy coherente que el Numanthia lo haga un hombre del país del Oporto. Ahora entiendo el porqué de tanto alcohol, azúcar y tostado.

    ResponElimina
  2. Muy valioso un comentario que ironiza sin razón alguna y critica sin dar su nombre... Qué sería de grandes vinos españoles sin nombres como Sisseck, Barbier, Glorian o Lurton. El comentario, además de xenófobo, es erróneo. Y sobre el post discrepo. Un enólogo que viaja puede ser una herramienta valiosa para comunicar y vender el vino. Un enólogo que lleva traje en una cata en un restaurante puede ser elegante. Un enólogo que sabe hablar del vino a la gente puede ser una herramienta poderosa para llegar al consumidor y aportar valor añadido al vino. ¿quién mejor? Además qué narices, este hombre ha demostrado que es digno sucesor de la gran creación de los Eguren que son estos vinos. Pero claro, a un periodista puede parecerle que la pinta del enólogo y que sea de un gran grupo de lujo es un impedimento para hacer vino de calidad. Nada más lejos y estos vinos (especialmente Numanthia y Termanthia) son el ejemplo. Saludos. Raquel Pardo

    ResponElimina
  3. Querida Raquel, lo cortés no quita lo valiente. La pinta de un enólogo y al grupo al que pertenezca, por mucho lujo que haya, me la trae al pairo, me es absolutamente indiferente. Mis comentarios son generales, no personales, y, por supuesto, si un gran enólogo es además un gran comunicador pues ole. Respecto a la calidad de sus vinos creo que ya lo había dejado claro en mi texto.

    ResponElimina