divendres, 1 de febrer de 2013

Cava molt agitat, i a 1,49 euros



En el número del mes de febrer de Vinos y Restaurantes abordo una qüestió complicada, mostrant una realitat que clama al cel. El cava ha de virar el rumb urgentment. Què en penseu?


Cava muy agitado, y a 1,49 euros



RAMON FRANCÀS

En estas últimas Navidades hemos podido ver cavas a un precio de venta final al consumidor de hasta 1,49 euros (sí, han leído bien) mientras se alentaban nuevos boicots y en dos destacadas cadenas de televisión (Antena 3 y La Sexta) optaron, incluso, por celebrar las campanadas y brindar con cerveza Estrella Galicia por un 2013 “escandalosamente bueno”. Era la primera vez en la historia de la televisión que la cerveza substituía al cava en el brindis por un nuevo año. Incluso una de las presentadoras, Paula Vázquez, paradójicamente, había llegado a ser Reina del Cava. Esta acción especial ha sido concebida y desarrollada con la intención de “romper moldes". No hay duda alguna de que rompieron moldes y, además, levantaron más que un simple disgusto en el sector del cava. En TV3, sin embargo, dieron la bienvenida al 2013 brindando con cava de Sant Sadurní d’Anoia (Juvé y Camps) en una retransmisión realizada desde Ripoll.
            Todo ello llegó solo unas semanas después de que la marcha de Raventós i Blanc de la DO Cava sacudiera profundamente al sector. Y es que Raventós i Blanc ha abandonado la DO Cava tras 27 cosechas consecutivas. Esta bodega fundada en 1986 por Josep Maria Raventós i Blanc, el abuelo del actual director general y padre del presidente, mantiene la propiedad de unos viñedos que pertenecen desde 1497 a la familia Raventós, y que se han transmitido de forma indivisible de generación en generación hasta hoy. En 1872 Josep Raventós Fatjó realizó el primer cava con uvas de esta finca y el abuelo del actual primer ejecutivo fue quien adquirió la sede actual del Consejo Regulador del Cava, situada en Vilafranca del Penedès.
            La pérdida de prestigio de la marca cava, especialmente en los mercados internacionales, la deriva a la baja de los precios y la dinámica al alza de las marcas blancas, el hecho de que sea una denominación de origen que no identifique un único territorio (se produce en 159 municipios de siete comunidades autónomas españolas) así como el encorsetamiento del reglamente en cuanto a la utilización de variedades de uvas y a la limitación de la producción máxima ha animado a diversos elaboradores a dejar la DO Cava para amparar sus espumosos bajo el reglamento de la DO Penedès. La marcha de Raventós i Blanc de la DO Cava es la más llamativa de una diáspora de pequeñas bodegas que inició Mas Comtal (2003), y a la que se han sumado firmas como Colet (2006), Mas Bertran y Loxarel (2012). Otras bodegas, como Can Ràfols dels Caus, meditan estos días abandonar el cava para engrosar los espumosos de la DO Penedès, también elaborados siguiendo el método tradicional, como el cava. Otras bodegas ya decidieron desde un primer momento amparar sus espumosos bajo el paraguas de la DO Penedès, como es el caso de Can Ramon Viticultors del Montgròs, el Hospital de Sant Joan Baptista de Sitges, Mas Can Colomé Viticultors o Torre del Veguer. Además, Albet i Noya, que hasta ahora solo producía espumosos con DO Cava, acaba de estrenarse también elaborando espumosos con DO Penedès. Paralelamente van eclosionando nuevos espumosos en zonas de Catalunya donde no se puede elaborar cava, como es el caso de las DO Terra Alta o Tarragona.. Como se recordará, también en su día, en plena Guerra del Cava con Freixenet, Codorníu dejó la DO Cava para comercializar sus espumosos de Raimat como VECPRD de la DO Costers del Segre, aunque hace ya más de un año que regresó al Cava.
            El presidente del Consejo Regulador del Cava, Gustau García Guillamet, afirma rotundamente que “aquí no hay ningún tipo de crisis”. Asegura, también tajante, que “tras cada una de las empresas que se ha ido del cava, cuya producción solo representa un 0,03% del total, ha habido incumplimientos o dificultades para cumplir con nuestro reglamento”. Sin embargo, muestra su “tristeza” por la marcha de una firma tan histórica como Raventós i Blanc. Sea como fuere, revela que se han empezado a estudiar, de acuerdo con el Ministerio de Agricultura, fórmulas de reforma del reglamento que permitan identificar en las botellas el origen de algunos cavas singulares. Eso sí, critica una y otra vez los precios excesivamente bajos y el hecho de que en una zona donde se elaboran cavas, como el Penedès, se permita elaborar otros espumosos de calidad. En este sentido recuerda que “en la Champagne solo se producen champanes”. Muchos cavistas, como Ton Mata de Recaredo, no esconden que anhelan mayores cotas de prestigio para el sector del cava, y defienden abiertamente que en las etiquetas de las botellas se identifique aquellos elaboradores que vinifican sus uvas. Y es que, bien pocos cavistas elaboran sus vinos con uvas propias. También quisiera Ton Mata, pese a reconocer que es una voluntad algo utópica, poder disponer de “un nombre propio potente, sin apellidos”, para identificar los orígenes de cavas como los de Recaredo.
             Pero también hay quien tras haberlo descartado en diversas ocasiones en el pasado, como Torres, ha acabado cediendo a las “demandas de los mercados” para elaborar cava a partir de la próxima vendimia. Es una de las primeras grandes decisiones que toma el nuevo director general de la compañía, Miquel Torres Maczassek, tras substituir en el cargo a su padre Miguel A. Torres el mes de septiembre del año pasado. Su primer cava podría comercializarse entre 2014 y 2015 y será de “alta calidad” y elaborado en instalaciones propias. El nuevo director general ve “especiales oportunidades” para su cava en los mercados asiáticos y sudamericanos. Hasta ahora la experiencia en elaboración de espumosos de Torres se limitaba a su bodega chilena. La hermana de Miquel Torres, la enóloga Mireia, dirige el proyecto de nuevo cava.
            Este 2013 se presenta lleno de cambios en el sector del cava. Al margen de la entrada de Torres en el sector, no pocos cavistas confían en que se reenderece el rumbo del cava, que se ha agitado demasiado en los últimos años. Habrá elecciones en el Consejo Regulador del Cava, que preside actualmente Gustau Garcia Guillamet, mientras que Pere Bonet Ferrer ha anunciado que éste será su último año al frente de la Confraria del Cava Sant Sadurní. Por su parte, Joan Amat ha puesto a disposición el cargo de presidente de la patronal Institut del Cava tras abandonar la empresa que representa como vicepresidente, Raventós i Blanc, la DO Cava. También en la asociación de bodegas del Penedès Qalidès parece que habrá relevo en la presidencia, que ocupa Joan Huguet. Muchos cambios pues en un sector que necesita recuperar el rumbo y el prestigio y en el que cavas a 1,49 euros no deberían tener cabida. Pero hay crédito aún para afrontar el futuro con esperanza. A veces estamos demasiado dispuestos a creer que el presente, como dijo Marcel Proust, es el único estado posible de las cosas. Pero como apuntó el escritor estadounidense de libros de autoayuda Wayne Dyer, “si crees totalmente en ti mismo, no habrá nada que esté fuera de tus posibilidades”.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada