dilluns, 16 gener de 2012

El nou timó i el nou rumb de Vallformosa, a La Vanguardia



Tot i les no poques dificultats a les quals s'enfronta l'empresa a causa de les seves incursions immobiliàries i a les desavinences familiars, Vallformosa està tirant endavant un destacat canvi de timó i de rumb i preparant un ambiciós pla estratègic de futur. La firma ha crescut de forma notable en els darrers anys, com es recull en el reportatge de la recontraportada de la secció d'Economia que signo en l'edició de La Vanguardia d'avui dilluns:


El grupo facturó 25,2 millones en 2011, un 14,5% más que en el anterior ejercicio

Nuevo timón en Vallformosa


RAMON FRANCÀS
Vilobí del Penedès

La quinta generación de la familia Domènech ha emprendido un cambio de timón y de rumbo en Vallformosa, una bodega de Vilobí del Penedès con orígenes en 1865 que está ultimando un nuevo plan estratégico con el que persiguen cosechar mayor calidad,  prestigio y notoriedad de marca. Todo ello sin dejar de apostar por la exportación, por el enoturismo y por atraer convenciones y congresos a su Winery Convention Center. Han dejado de invertir en negocios inmobiliarios y han remodelado su cúpula directiva nombrando presidente de honor al principal accionista y hasta ahora presidente ejecutivo, Josep Domènech, de 82 años. Su hija Queta, que actuaba hasta la fecha en calidad de administradora, asume la presidencia ejecutiva. Sus hermanos Oriol, Xavier y Àngels continúan en sus cargos de consejeros delegados.
            El grupo ha cerrado el 2011 con unas ventas de 25,2 millones de euros, lo que ha representado un incremento del 14,5% con respecto al ejercicio anterior. En el 2010 su facturación ya había crecido un 21% más que en el 2009. Sus ventas en los mercados de exportación no dejan de incrementarse. Actualmente ya representan un 80% de  su producción, que asciende a 10 millones de botellas anuales (de las cuales 8 millones corresponden a cavas). Exportan sus elaborados a más de 50 países de todo el mundo, destacando Bélgica, China, Japón, Alemania, Holanda, México, Estados Unidos y Canadá.  Tras invertir entre el 2010 y el año pasado 1 millón de euros en la robotización de los procesos productivos y en un proyecto integral de ahorro energético, para el periodo 2012-2015 el plan de inversiones previsto es de 700.000 euros al año. Las nuevas inversiones servirán para disponer de un sistema de control integral de la producción, para actualizar las líneas de embotellado y para potenciar el departamento de marketing, comunicación y enoturismo.
            Queta Domènech afirma que “nuestro legado es la pasión de nuestros antepasados para mejorar sus viñedos y para buscar la perfección en las cosas bien hechas”. Añade que elaboran sus vinos y cavas “con la pasión de antaño, y avanzamos sin olvidar una antigua enseñanza: el alma del vino se encuentra en la tierra, en nuestras raíces”. Vallformosa se declara como “una empresa socialmente responsable”. Lucha activamente por incrementar la investigación contra el cáncer colaborando con la Fundació Institut Català d’Oncologia y con la asociación Ampert. Presentes en Argentina con marca propia y en las denominaciones Penedès, Cava y Catalunya, ahora buscan mayores cotas de prestigio en la Rioja con vinos de autor de viejas viñas de la mano de Bodegas y Viñedos Alvar, participada en un 20% por Vallformosa tras vender en mayo del 2010 su bodega de Ventosa al empresario José María Rouret para impulsar un proyecto del que también es accionista minoritario el enólogo Alfredo Bernáldez.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada