dilluns, 11 de juny de 2012

Més públic que mai al Ral·li País del Cava

Aquest dilluns signo a la secció Gente de La Vanguardia la noticia de la celebració ahir de la setema edició del Ral·li de Cotxes d’Època País del Cava, una iniciativa plenament consolidada que ahir va rebre més públix que mai:


Viejas glorias entre viñedos y cavas


RAMON FRANCÀS
Sant Sadurní d’Anoia

Un total de 38 viejas glorias del automovilismo recorrieron ayer los verdes viñedos del Penedès y sus cavas en la séptima edición del Ral·li de Cotxes d’Època País del Cava. Un Talbot de 6 cilindros de 1926, propiedad de Jaume Vila de Caldes de Malavella, se impuso en una votación popular que valoró este museo rodante con vehículos fabricados hasta 1930 que organiza la Confraria del Cava Sant Sadurní y el Clàssic Motor Club del Bages. En total se emitieron unos 350 votos. La de ayer fue la edición que congregó más público, según el vocal de la junta de la Confraria del Cava encargado de la organización del Ral·li y presidente del Noia Freixenet, Jaume Esteve. Solo en Vilafranca del Penedès unas 2.000 personas se congregaron en la Rambla de Sant Francesc para admirar a los coches de época y votarlos. Durante la jornada se vivieron diversas anécdotas, como la de un participante que pinchó antes de darse la salida y que no tuvo más remedio que reincorporarse a la comitiva  cuando ésta ya había iniciado su recorrido por la comarca del Alt Penedès. Otro de los participantes no pudo arrancar su coche, pero no quiso renunciar al Ral·li. Optó por cambiar de vehículo, aunque no pudo ser votado por ser posterior al 1930. El presidente de la Confraria del Cava, Pere Bonet, dijo que el Ral·li de Cotxes d’Època País del Cava es ya “un clásico”. Lo califica como una iniciativa “estéticamente muy bella”. Para Bonet, “es todo un relax y un respiro ver, con todo lo que está cayendo, estas formidables joyas automovilísticas entre viñedos”.
            La séptima edición arrancó con un desayuno en las cavas Mont Marçal, de Castellví de la Marca. Los participantes también recalaron en Caves Bolet, Oriol Rosell, Joan Sardà, Covides, Emendis, Rovellats y Caves Lavernoya. En cada una de las cavas los participantes fueron obsequiados con una botella de cava. El Ral·li, que finalizó con una comida y con la entrega de premios en la sede de la Confraria del Cava de Torre Ramona, en Subirats, contó también con la colaboración de los ayuntamientos de Sant Sadurní d’Anoia, Vilafranca del Penedès, Castellví de la Marca, Castellet i la Gornal y Sant Martí Sarroca, así como también de Protección Civil Remer.
           


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada