dimarts, 12 de juny de 2012

Dol per la mort de Pau Albornà


Des d'aquesta talaia vull sumar-me a les mostres de condol per la irreparable pèrdua en accident de trànsit a Barcelona del periodista Pau Albornà, l'editor de 7 Caníbales, responsable de premsa de San Sebastian Gastronomika i fill de Roser Torras (GSR) i de Jaume Albornà. Des de GSR s'ha afirmat que "tenia només 25 anys i ja havia portat al seu benvolgut diari digital -7 Caníbales- al lloc més alt de la premsa gastronòmica d'Internet. Tenia només 25 anys i ja era un dels periodistes gastronòmics més talentosos. Tenia només 25 anys i ja apreníem d'ell". S'afegeix també que era "impetuós, vital, sincer" i que "la seva curta però intensa trajectòria, com a periodista i com a home, ens ha fet ser millors en el nostre treball i en la nostra vida. Pau va ser un periodista, un home, d'una sola peça. El trobarem a faltar; però el seu exemple ens acompanyarà sempre". Coses del destí, fa només una setmana que m'havia convençut per publicar a la seva revista digital  un primer article d'opinió. És un article polèmic que una altra revista no em va voler publicar. El Pau m'animava, però, afirmant: "Hi ha coses que s'han de dir Ramon, i a mi em sembla molt bé".
 El velatori serà aquest dimecres al tanatori de Sant Just Desvern (c/ Narcís Monturiol, s/n), de 19 a 20.30 horae, i el dijous, de 8.30 a 12 hores. L'enterrament serà al mateix tanatori el dijous a les 12.
A continuació us adjunto l'emotiu article que li ha dedicat Xavier Agulló a la Revista Gastronòmica Digital 7 Caníbales (http://www.7canibales.com/):

En memoria del periodista, del amigo, del “hermano”
No me es fácil, en este momento de aturdimiento y dolor, centrar la cabeza y equilibrar los dedos en el teclado. Pau, “nuestro Pau”, Pau Albornà, el colega, el amigo, el periodista, nos ha dejado de una manera intempestiva, atroz. Y en mi mente se agolpan no sólo los recuerdos, que son muchos con él, junto a él, sino también las sensaciones, las emociones.
A Pau, “nuestro Pau”, le gustaba decir lo mucho que había aprendido de mí en lo que se refiere al oficio que nos unía, el periodismo; pero yo, ahora, quisiera desvelar lo mucho que yo estaba aprendiendo de él, porque ésta se la debo. Pau, “nuestro Pau”, era, para los que trabajábamos con él, una constante lección de pasión periodística, de honestidad sincera, de autenticidad inquebrantable. Ahí estaba su enseñanza. Pau, “nuestro Pau”, me enfrentaba en cada texto, en cada comentario, al periodismo de verdad, que, como es sabido, los profesionales de largo recorrido vamos dejando a trozos por el camino. Pau no. Pau era un periodista de pura cepa, un periodista sin adjetivos. A Pau, “nuestro Pau”, no le gustaban ni las críticas ni las frivolidades: él era un maestro en la investigación de las fuentes, en la entrevista en profundidad, en el reportaje currado… Pau disfrutaba trabajando la información, contrastándola, moldeándola con un estilo que poco a poco lo iba definiendo como un escritor dotado; Pau vibraba con el conocimiento y con su gestión en este 7caníbales que dirigió y que supo llevar, desde la humildad pero también con la fuerza, al liderazgo de la prensa gastronómica digital. Porque Pau, “nuestro Pau”, llevaba el periodismo en la sangre…
… Pau. “Mi Pau”. Te lloraremos, hermano, pero sólo porque no tendrá maldita gracia no poder comentar el partido contigo, en la cocina, los lunes, ni charlar cada mañana sobre las últimas novedades junto a tu ordenador, ni discutir titulares, ni compartir tantas ilusiones que habíamos diseñado juntos.
Porque, por lo demás, aquí estás, colega. Y tu mirada desaliñada pero fiera de verdad y justicia seguirá iluminando mi camino, nuestro camino.
“Salut, nen!”
Xavier Agulló    

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada