dilluns, 6 de maig de 2013

Porrera Vi de Vila 2009 i Vall Llach 2010 Vi de Finca, avui a La Vanguardia de la mà de Lluís Llach



La tarda de divendres pasat vaig retrobar-me amb Lluís Llach, al jardí de la seva mare a Porrera, tot just val costat de merlots emparrats dins el rovell de l'ou de Porrera. Vam compartir una interessant xerrada sobre el món del vi, del periodisme, de l'escriptura, de la política... sobre la vida i de com ens va. Són moments difícils per en Llach després de la sobtada desaparició del seu soci al celler Vall Llach. Bona part de l'entrevista, feta tot just abans del Tast Carinyenes a Porrera a Lo Teatret, es publica amb destacat relleu tipogràfic i àmpliament a la secció Gent de l'edició d'avui de La Vanguardia. Parla del seu nou vi i de la propera fita, convertir el Vall Llach en un Vi de Finca aquest mateix any. 


“El personaje de Lluís Llach no me interesa para nada”


Dedica todas sus energías a Porrera y el vino, a Senegal y su fundación y a la escritura


RAMON FRANCÀS
Porrera

Un fulminante ataque al corazón truncó el pasado mes de febrero la vida del notario de Vic Enric Costa Pagès, el copropietario con Lluís Llach de la bodega Vall Llach de Porrera. El fallecimiento ha llevado a suspender la fiesta con la que esta bodega elaboradora de vinos de alta gama de la Denominación de Origen Priorat quería poner de largo su nuevo tinto, el exclusivo Vi de Vila Porrera 2009, del que solo se han elaborado 2.574 botellas. Ahora, coincidiendo con la Fira del Vi de Falset, han querido hacer una discreta presentación de un vino que se ofrece por 45 euros. Lluís Llach acaba de regresar del Senegal para presentar un vino corpulento, mineral, complejo, frutal, maduro pero fresco y emocionante. Obtenido de longevas viñas de entre 80 y 100 años, se ha elaborado con un 70% de cariñena, “para mostrar su origen”, y se redondea con garnacha. Se crió durante 16 meses en barricas de robre francés de grano fino y ligero tostado. Nació durante la vendimia del 2009, una muy buena añada, de una conversación entre Lluís Llach y Albert Costa, hijo de su exsocio y hoy copropietario al 50% de la bodega. Quiere ser un reconocimiento a la “relación humana” de Vall Llach y Porrera. Llach se muestra “bestialmente tocado” por el inesperado traspaso de su socio en la bodega. Su ausencia le ha llevado a asumir “más responsabilidad si cabe”. Pese a ser prácticamente abstemio (solo cata), se implica directamente tanto en la vendimia como en los cupajes de sus vinos.
            El Vi de Vila Porrera 2009, que define como “un vino absolutamente territorializado que quiere ser un homenaje a Porrera”, no es la única novedad en el camino hacia la excelencia de Vall Llach. A finales de este año esta bodega podría ver como su vino icono, el Vall Llach, se convierte en el tercer Vi de Finca, la máxima calificación a la que puede optar un vino catalán. La nueva añada de este vino, la del 2010, se espera que se comercialice durante la campaña navideña de este año a 95 euros la botella. La bodega Vall Llach fue creada a inicios de los años 90. La primera vendimia fue la del 98, que irrumpió en el mercado a finales del año 2000. “Rigor y calidad” son sus dos principales premisas. Producen unas 110.000 botellas de las que exportan un 75%, principalmente a Estados Unidos, Alemania y Suiza.
            Llach destina también buena parte de sus energías a su fundación, que tiene como finalidad el desarrollo social, económico, cultural y educativo de aquellas sociedades que por su lengua, cultura y situación social pueden ser calificadas de minoritarias o merecedoras de una especial protección. Su fundación, de la que también era patrón Enric Costa, trabaja en la comunidad rural de Palmarin, región de Sine Saloum, de cultura Serer, minoritaria en el Senegal. Reside en Senegal cerca de seis meses al año, unas tierras que le han permitido “poner en cuestión continuamente el sistema de valores propios”. Dice sentirse “viejo” a sus 65 años, y insiste en que “el personaje de Lluís Llach no me interesa para nada”. Admite resignado que ha “fracasado” a la hora de intentar alejarse de su pasado musical. Eso sí, afirma que “en la etapa de la vida en la que estoy no quiero hacer nada que no me guste”.
            Llach ha confirmado, sin embargo, su participación en un concierto que preparan para el 29 de junio en el Camp Nou de Barcelona Òmnium Cultural y la Assemblea Nacional Catalana (ANC) a favor de la "libertad nacional" de Catalunya. Matiza, eso sí, que su participación se trata de una “adhesión personal” con estas entidades y con la causa por la que se convoca el acto, y que su actuación sólo representará una más de entre los otros grupos y cantantes que también tomarán parte en este acto multitudinario. También se muestra “absolutamente ilusionado” con los momentos que vive Catalunya. Tras su segundo libro, un sentido homenaje a la memoria de Miquel Martí i Pol en el décimo aniversario de su muerte, y de recoger premios por sus incursiones literarias,  Llach  ya está escribiendo su tercer obra, una novela de ficción de la que aún no quiere dar ningún detalle. También revela que podría afrontar en un futuro sus memorias. Asegura que actualmente escribe entre 8 y 9 horas diarias en una aventura que reconoce que ha sido “insospechada” pero que “ha sido un placer descubrir”. Ha sabido encontrar “placer” en el aprendizaje de cómo contar historias que le “entusiasman”.

1 comentari:

  1. Trobo molt interessant e instructiu tot el que es publica en aquest blog. De fet, per la meva feina ho consulto molt sovint. Però fa uns dies que no ho llegeixo prou bé perque el fons de pantalla es transparent i el color de la lletra es confon amb el fons de pantalla. Una cordial abraçada desde Vilanova i la Geltru

    ResponElimina