divendres, 28 octubre de 2011

Obituari de Josefa Llopart Mir, avui a La Vanguardia


Aquest divendres signo a La Vanguardia l'obituari de la matriarca de Torelló. L'església de Sant Sadurní d'Anoia s'ha quedat petita aquest migdia per donar-li l'últim adéu:

Longevas burbujas

JOSEFA LLOPART MIR (1914-2011)

Cavista

La última representante de la vigesimoprimera generación de la familia que hace más de 600 años que mantiene la finca vitivinícola de Gelida (Alt Penedès) de 135 hectáreas donde nacen los vinos y cavas de Torelló, Josefa Llopart Mir, falleció a las dos de la madrugada de ayer a la edad de 97 años. Ayer, con la lluvia, sus viñedos lloraron. El pasado lunes por la noche aún acompañó su cena con cava, como todos los días. Un ictus cerebral ha acabado con la vida de una de las personas que era historia viva del Penedès y del cava. Nacida el 4 de abril de 1914 en Sant Sadurní d'Anoia, falleció en su propia masia pairal, Can Martí de Baix, junto a una bodega que arrancó con la marca Torelló ahora hace justo seis décadas y que actualmente ya elabora 700.000 botellas anuales. Precisamente, el pasado lunes Torelló celebró en Barcelona el 60 aniversario de su primera botella de cava. A finales del siglo XIX, su abuelo, Marc Mir, posibilitó la replantación de viñedos en el Penedès tras la devastadora plaga de un insecto, la filoxera, y por cuyo motivo vio reconocidos sus méritos en Sant Sadurní d'Anoia con un monumento en la plaza del Ajuntament y una calle que perpetúan su memoria. Des de Torelló recuerdan que tras múltiples ensayos, Marc Mir, junto con un grupo de amigos denominados los 'siete sabios de Grecia', vieron saltar en su casa de Sant Sadurní d'Anoia el ruidoso corcho con el desbordante espumoso que contenía una de las primeras botellas del entonces denominado “champaña” elaborado en el Penedès, el cava.
    Excelente cocinera amante del recetario tradicional catalán (puedo dar fe de que su fricandó era memorable), no había día que no bebiera una o más copas de cava. Incluso participaba asiduamente con gran tino en las catas. Era una mujer sencilla a quien gustaba leer, escuchar música clásica y los solitarios. Su hija Ernestina Torelló destaca de su madre “su amor por el Penedès, su preocupación por la familia y su firme voluntad de dar continuidad a una antigua finca familiar que mantiene dos masías medievales”. Ernestina la recordaba ayer como “una señora con mucho carácter”. La historia más reciente de Torelló empezó cuando Josefa Llopart se casó con Francisco Torelló Casanovas, los padres de la actual presidenta de la compañía, Ernestina.
     La historia de esta familia se remonta al 17 de junio de 1395, cuando el Señor de Gelida estableció una enfiteusis a favor de Jaume Miquel sobre el Mas de la Torrevella; actual ubicación de la finca, masías y cavas. A lo largo de los siglos el apellido de la familia ha ido cambiando como consecuencia de los sucesivos matrimonios. El actual, Torelló, que ya ha llegado a la 24 generación,  conserva la propiedad haciendo honor al mandato de su antepasado y que obligaba a que “Vos y vuestros sucesores seáis hombres propios y solos, naturales, míos y de los míos, y que hagáis del Mas vuestro hogar, estancia y residencia”. La misa funeral por Josefa Llopart se celebrará a las doce del mediodía de hoy en la iglesia parroquial de Sant Sadurní d'Anoia.

RAMON FRANCÀS

 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada