dijous, 17 desembre de 2009

Vi i salut

Avui dijous torna La Vinoteca de La Vanguardia abordant un tema tan delicat com el de vi i salut amb declaracions del doctor Santiago Dexeus. Quina opinió us mereix?

LA VINOTECA CATALANA

Vino y salud, un binomio en auge



RAMON FRANCÀS


VILAFRANCA DEL PENEDÈS.- Científicamente queda demostrado que el vino “tomado con moderación, constancia y responsabilidad” tiene efectos positivos en el organismo humano. Así lo asegura la Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición (Fivin), una entidad con sede en Catalunya desde la que se fomentan las pautas correctas para obtener los beneficios de un consumo moderado de vino. Su presidente, Domingo Valiente, dice que hacen hincapié en todas sus acciones en “la importancia que tiene la dieta mediterránea, una cultura, un estilo de vida y de alimentación donde el vino y el cava tienen una relevancia innegable, y su consumo moderado desde los albores de la historia del Mediterráneo ha tenido un papel muy importante en nuestra cultura y hábitos alimentarios”. Esta fundación se ha implicado en el programa europeo Wine In Moderation, una iniciativa para la promoción de la responsabilidad en el consumo de vino, y para educar sobre los riesgos sociales y de salud de un consumo excesivo. Su lema es que el vino sólo se disfruta con moderación. Se considera un consumo saludable de vino tomar, acompañando las comidas, hasta tres copas al día, de 8 a 12 cl., en el caso de los hombres, y dos copas en el caso de las mujeres.  El presidente de honor de Fivin, el doctor Santiago Dexeus, entiende que “un varón adulto sano, con una alimentación equilibrada, puede oxidar como máximo un litro de vino al día, y la mujer tres cuartos de litro, pero estas cifras son arbitrarias y dependen, además, de la tolerancia individual o del grado alcohólico”. Por eso considera que una copa de vino en cada comida “debería ser el tope aceptable en la alimentación cotidiana”.

Los estudios científicos vienen demostrando que las personas que consumen vino con moderación viven más que las que se abstienen o beben en exceso. Consumir alcohol moderadamente reduce la mortalidad debida a enfermedades coronarias y a otras causas en un 25-30% en personas de mediana edad, en particular los hombres de más de 40 años y las mujeres posmenopáusicas. De hecho, el efecto vasodilatador del vino puede actuar beneficiosamente en ciertas isquemias (déficit de irrigación sanguínea). En la piel de las uvas moradas y del vino tinto obtenido de ellas se encuentra el resveratrol, un poderoso antioxidante. Se trata de un polifenol capaz de elevar los niveles de colesterol bueno, reduciendo así el riesgo a infartos al corazón. El consumo regular y moderado de vino tinto también refuerza las defensas antioxidantes del cuerpo humano, según investigadores de las universidades de Sevilla y Pablo de Olavide. Otro estudio, de la Universidad Nacional de Australia, revela que las personas mayores que consumen cantidades moderadas de alcohol son menos propensas a desarrollar demencia que los abstemios. La ingesta de vino tinto en pequeñas cantidades también aporta beneficios en enfermos de fibromialgia, según investigadores de la Universidad de Extremadura. Pero los expertos no olvidan que el euforizante vino no es nada recomendable a la hora de conducir, en embarazadas que se encuentran en los tres primeros meses de gestación, en personas que consuman algunos medicamentos o en enfermos de diabetes o hipertensión. Beber vino tinto también provoca somnolencia. El refranero ya advierte de que a mala cama, colchón de vino. Ahora se sabe el porqué. Científicos italianos han descubierto altos índices de melatonina, la neurohormona reguladora del sueño, en la piel de variedades de uva tinta.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada